jueves, 21 de septiembre de 2017

Invito a la Guardia Civil y a la Policia Nacional a mi casa 10 días hasta el 1-O

Defender la Constitución Española es tarea también de los ciudadanos.
Yo ofrezco 4 habitaciones y mi jardín para aquellos servidores de España que deseen estar como en su propia casa para desarrollar las tareas encomendadas por velar porque la justicia y la ley sean respetadas en Catalunya hasta el día 1 de Octubre.
Como ciudadano catalán, español y europeo quiero mantener mis 3 condiciones y por eso quiero participar, aportando contingencia e información sobre el entorno independentista, para hacer más cómoda y efectiva su estancia en Catalunya para restablecer la democracia quebrada desde el Golpe de Forcadell del Parlament de Catalunya.
Quisiera que se encontraran como en su propia casa y, como Host de Airbnb, estoy capacitado para proporcionar ese ambiente de bienestar y comodidad tan necesario para poder desarrollar su trabajo de una manera más eficiente.
Si quieren contactar conmigo pueden hacerlo:
Luis Toribio Troyano
Teléfono y whatsapp: 611315545
c/ Ausias March, 28
08810 Sant Pere de Ribes (Barcelona, Catalunya, España, Europa)
No quiero perder mis 2 últimos identificadores.
Es de Justicia.
Sant Pere de Ribes, a las 17:12 horas del 21 de Septiembre de 2.017


sábado, 16 de septiembre de 2017

155 razones por los que no debe producirse la independencia de Catalunya

1. Porque no les corresponde tal actuación, ya que no son los únicos propietarios de Catalunya. Representan solo el 50% de los ciudadanos residentes en Catalunya y quedan todavía otros 44 millones más de legítimos propietarios a los que se les ignora también sobre que quieren hacer con sus pertenencias. Si se quisiera independizar Extremadura, yo como catalán, también tendría que darles mi permiso.

2. Porque no se merecen los independentistas catalanes ningún regalo del resto de los españoles. Su actuación frente al terrorismo etarra ha sido decepcionante, por no decir denunciable (Carod-Rovira).

3. Porque los independistas catalanes ya han consumado un Golpe de Estado y esta actuación, en paises democraticos está tipificada como delito, y no como premio, y como tal, debe de ser castigada por la Ley, que sigue siendo la marcada por la Constitución Española, todavía vigente, diga Forcadell lo que diga.

4 Por los daños colaterales que conllevaría la independencia de Catalunya. La independencia del País Vasco, la excarcelación de presos etarras y su libre circulación por quien sabe donde. Ni Europa ni EE.UU permitirían tanto terrorista suelto y la mayoría reconvertidos en alcaldes y ministros de la nueva República Vasca. Catalunya y el País Vasco van siempre juntos y ellos mismos lo reconocen.

5. Porque España no se reduce a Catalunya y Madrid ni al F.C. Barcelona y al Real Madrid y en Catalunya sólo existe esa percepción, la cual debe de ser corregida tras el erróneo Pacto del Majestic de Aznar y Pujol: Te entrego Catalunya a cambio de que me des "gobernabilidad". Traición pura i dura (por parte de los 2).

6. Catalunya no tiene ni minas de oro, ni de diamantes ni el petroleo de los escoceses del Mar del Norte. Solamente tiene deudas y mucho vividor y subvencionado del "Movimiento" (CAT)

7. Porque no podria pagar las nóminas de sus funcionarios ni a un mes vista, y ya se lo ha avisado Montoro. Ya no te voy a dar más dinero. Si te quieres ir, te vas sin dinero (a donde?)

8. Porque dejaría de vender un 70% de sus productos al exterior. La República catalana ya no seria ni España ni Europa. Abrir nuevos mercados es una tarea de largo plazo que no podría permitirse.

9. Porque Catalunya dejaría de ser una región perteneciente a un país democrático y seria "algo" (todavía por definir) totalitario y dirigido por "gobernantes" orgullosos de su desobediencia suprema para llegar al poder. Que credibilidad tendria para propios y extraños? Ninguna. Seria el KAOS y su propio kaos la haría desaparecer el siguiente día.

10. Porque no tiene conocimiento de los criterios occidentales ni de democracia, ni de terrorismo ni de corrupción. Seguirían al pie de la letra lo que siempre han sido: "La cueva de Alí Babá y los 40 ladrones"

11. Porque la mentira hizo caer el 11M al Partido Popular, lo mismo que ya cayeron el 17A tanto Puigdemont como Trapero por mentir reiteradas veces sobre el aviso de la Cia de un próximo atentado en las Ramblas de Barcelona.

12. Porque la presencia del "Campeón de la Paz", Otegi, en las Ramblas y la misma manifestación del ayuntamiento,como unos años antes por Ernest Lluch, y ahora provocada por un seguidor del iman de Ripoll, y culpando al Rey y a Rajoy del atentado, no " convence" a un ciudadano con una mente sana.

13. Potque Rajoy, una vez, consumado el delito, debe de poner en marcha, como muy bien está haciendo, el aparato de la Justicia para reponer el Estado de Derecho en Catalunya, roto por Forcadell.

14. Porque quien saca los tanques en un Golpe de Estado es el golpista y, que se sepa, Puigdemont no tiene todavía tanques, así que si quiere Puigdemont seguir con su ya consumada acción golpista que se compre tanques y se los de a la CUP para que los saque a la calle, y los lleve a la plaza de Catalunya de Tiananmen i de las CUP, pero no creo que Montoro le de dinero ni ninguna empresa quiera venderle ningún tanque. Debería de haberlos comprado antes de la actuación (de circo) de Forcadell, lo que demuestra que no es un hombre previsor e incluso inadecuado para un país Totalitario. Deberían haber elegido, como Portavoz único de la independencia de Catalunya a Otegi, éste si que hubiese estado a la altura del camarada de Korea del Norte, Maduro i otros del Mal.

15. Continuara



viernes, 15 de septiembre de 2017

La Justicia no es un cachondeo, por José María Carrascal

Corolario: Cuando se les acaba la paciencia, las democracias son capaces de tumbar a los más chulos

¿Pero qué se creían? ¿Que podían saltarse todas las leyes, empezando por las suyas, y salirse de rositas? ¿Que podían reírse del Gobierno, de los jueces, de los fiscales, del pueblo español en su conjunto, por su cara bonita y ser más listos? Es el error que cometen todos los totalitarios: creer que la democracia es blanda, asustadiza, confundir la contemporización con la cobardía y la educación con el apocamiento. Pero resulta que, cuando se les acaba la paciencia, las democracias, precisamente por basarse en la comunidad de voluntades y no en las ambiciones de unos pocos, son capaces de tumbar a los más chulos. Que se lo pregunten a las divisiones acorazadas de Hitler que llegaron a dominar Europa. Algo parecido pasa con la Justicia. Es tan lenta que da la impresión de impotencia, pero cuando se pone en marcha no hay quien la pare, llevándose por delante a quien sea, incluido el autor de la famosa frase «la Justicia es un cachondeo» que acabó en la cárcel. También lo creían los independentistas catalanes apalancados en los órganos de Gobierno de la Generalitat y proclamando que a ellos nadie les tosía. Ha bastado que jueces y fiscales pasaran de las palabras a los hechos para que el panorama cambiara por completo. En un Estado de derecho, y por fortuna España todavía lo es, el uso de la fuerza está reservado a las máximas autoridades del mismo, comenzando por los más altos tribunales y las fuerzas de orden dependientes de ellos. PuigdemontForcadell y su pandilla cometieron cuatro errores imperdonables. El primero, la bufonada en el Parlament, convertido en parodia del parlamentarismo. Luego, convocar un referéndum sin ninguna de las garantías que exigen tales consultas. Más tarde, convertir una manifestación en honor de las víctimas del último atentado terrorista en indigna marcha independentista. Por último, obligar a los alcaldes a cometer ilegalidades. Era demasiado para cualquier jurista digno de ese título y la maquinaria judicial se ha puesto en marcha para impedir tal desafuero. Con lo que el choque de trenes ya no es entre Cataluña y España, sino dentro de Cataluña entre los catalanes que desean vivir en un Estado de Derecho y los que quieren dinamitarlo para establecer todavía no sabemos bien qué, pero desde luego no una democracia ni nada que se le parezca.
Los nacionalistas catalanes ya venían demostrando ser pésimos gobernantes. En los últimos días han demostrado no ser ni siquiera demócratas. Y por no ser una cosa ni otra, imagino que en vez de reconocerlo y buscar una salida pactada del agujero en que se han metido, intentarán plantar cara, y el cese del presidente del Consejo de Educación de Barcelona puede indicar un intento desesperado de abrir los colegios electorales. Ojalá me equivoque, y haya quien les convenza de que ya han cometido bastantes barbaridades. Pero andando el nacionalismo por medio, es de temer que no desaprovecharán la ocasión de hacer de nuevo el ridículo.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

CDC: el viaje de Ítaca a la nada por José García Dominguez

Por su interés les pongo este interesante artículo del Sr. José García Domínguez, publicado en el periódico El Mundo

El autor inicia hoy una profunda radiografía de los partidos catalanes en la mayor crisis política de su historia reciente. Protagoniza la primera entrega de esta serie CDC, reconvertida ahora en PDeCAT y responsable primera y principal del 'procés' que ha desembocado en la convocatoria del 1-O. Creada por Pujol como movimiento transversal con rasgos indigenistas, los jóvenes que le sucedieron, con Artur Mas a la cabeza, vieron en la crisis la oportunidad de intentar un triple salto mortal con red. Fallaron en sus cálculos, pero sólo juegan a ganar. Si sale bien, coparán la aristocracia funcionarial del nuevo Estado; si sale mal, continuarán cómodamente instalados en sus panaceas administrativas.

Podría parecer un simple sarcasmo del azar que Carles Puigdemont, ese caudillo interino del partido que siempre se ha tenido por expresión política de la burguesía autóctona, hubiera ido a nacer precisamente en la villa de Amer, mínimo enclave rural a medio camino entre Olot y Girona, el epicentro mismo de las comarcas catalanas que convirtiera en su base local de operaciones el legendario general Cabrera, más conocido en los anales por el Tigre del Maestrazgo, cuando las carnicerías dinásticas tiñeron de sangre el siglo XIX español. Pues justo ahí, en esos territorios del interior, se ubicaba -y se sigue ubicando- lo que Íñigo Errejón llamaría el núcleo irradiador de la Cataluña más endogámica, tradicionalista y refractaria al contagio del cosmopolitismo urbano, el que por norma suele ir asociado a la irrupción de la industria y el desarrollo económico burgués.
Pero lo que ya no resulta tan susceptible de ser atribuido a los caprichos propios del azar es la evidencia de que las demarcaciones electorales donde se muestra hegemónico el voto a JxSí coincidan, y de forma casi milimétrica, con el mapa decimonónico de la Cataluña carlista. Una contradicción, la que se da entre el gran granero de votos del PDeCAT y su pretendida condición de partido de la burguesía, que también se constata en el origen social y geográfico de sus dirigentes. Así, con la notable excepción de Artur Mas, un barcelonés practicante, el perfil estándar entre los altos cargos de CDC, el ahora PDeCAT, ha respondido siempre al del político profesional con raíces familiares y primera residencia en esa Cataluña, la profunda, que observa con indisimulada desconfianza la promiscua mezcla de lenguas y procedencias que siempre ha definido a Barcelona, su Babiloniaparticular.





Mas, el antiguo novio formal de una hermana de Julia García Valdecasas con la que en varias ocasiones viajó al pazo gallego de la familia, destacada funcionaria del Ministerio de Hacienda y persona muy vinculada al círculo más próximo al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, hasta su jubilación el pasado 1 de abril; el joven ajeno a la política que esperó hasta bien avanzados los 80 antes de decidirse a catalanizar su nombre de pila mutilando la o final; el economista en cuyo currículum laboral sólo figura un único empleo en una empresa privada -Tipel, la quebrada compañía peletera propiedad de la familia Prenafeta-, constituye la excepción, que no la norma, en ese universo pedáneo, autorreferencial y cerrado.
Mas, por lo menos, todavía conserva un chat en internet que usa para felicitar los santos, los cumpleaños y los nacimientos de nietos a los viejos amigos de su pandilla de la universidad con los que rompió la relación personal tras declararse independentista. Por cierto, el hecho de que un reo de la Justicia en situación de libertad condicional bajo fianza de un millón de euros, el propio Prenafeta por más señas, fuera elegido para desfilar con todos los honores por la alfombra roja de los invitados a su toma de posesión como presidente de la Generalitat, algo insólito en cualquier país occidental, revela lo mucho que debe el genuino líder en la sombra del procés al ubicuo sector negocios de su partido.





Líder entre bambalinas, que no artífice intelectual de la partitura coral llamada a abrir las puertas al alumbramiento de una hipotética república catalana. Pues quien alardea en privado de ser el único y genuino redactor de ese guión, el del procés, responde por David Madí i Cendrós, el mismo David Madí que hace un par de semanas fue despedido discretamente por la dirección de Endesa del puesto que desde hacía varios años mantenía como presidente de un llamado «consejo consultivo» de la eléctrica en Cataluña. Madí, mano derecha de Mas antes de optar por el mundo de los negocios e independentista visceral, es nieto del fundador de Òmnium Cultural Joan B. Cendrós, el hijo de un humilde barbero de Valls(Tarragona) que devendría dueño de una inmensa fortuna gracias a la popular loción Floïd para después del afeitado, creación del padre en la trastienda de la barbería durante la posguerra.
Fallecido tras un súbito ataque cardíaco en julio de 1986, fechas en las que la Fiscalía pugnaba por conseguir llevar a juicio a los responsables del caso Banca Catalana, entidad de la que había sido consejero y en cuya quiebra fraudulenta perdió una parte nada desdeñable de su patrimonio personal, el círculo de los amigos más íntimos del patriarca Cendrós siempre atribuyó su muerte repentina al gran disgusto que le había causado todo aquel asunto. Y quién sabe si para compensar de algún modo a la familia, Jordi Pujol y Marta Ferrusola decidieron poco después del óbito promocionar al nieto Madí como uno de los puntales del pinyol, el hueso en castellano, un muy filtrado grupo de jóvenes ya explícitamente secesionistas llamado a tomar las riendas de CDC tras la retirada de la vieja guardia con Pujol al frente.





Junto a Madí y Mas, integrarían el sanedrín sucesorio Oriol PujolGermà GordóLluís Corominas y Francesc Homs. De los seis, por cierto, cinco están a día de hoy imputados o condenados por la Justicia a raíz de su participación en distintos delitos tipificados en el Código Penal, mientras el sexto, el cesante Madí, vive retirado ya de la cosa pública. A diferencia de la poesía según Celaya, el pinyol no tiene demasiada pinta a estas horas de ser un arma cargada de futuro. En el fondo, el gran equívoco histórico que desde su fundación en una sala del Monasterio de Montserrat ha acompañado al movimiento interclasista creado por Pujol, CDC, ha sido tomarlo por el legítimo heredero y sucesor de la Lliga Regionalista; esto es, por las siglas que darían cobijo a la expresión política de la derecha catalana.
Pero Convergència era, y es, otra cosa muy distinta. El propio origen sociológico del ángel caído, el viejo caudillo carismático hoy ignorado y repudiado por los suyos, ilustra esa asimetría entre los de antes y los de ahora. A diferencia del elitista consorcio de patricios que siempre dirigió la Lliga, Jordi Pujol ni procedía de ese grupo social, el de la alta burguesía catalana, ni nunca ha sido aceptado en esos círculos como uno de los suyos. Hijo de Florencio Pujol, un barandillero de la Bolsa de Barcelona que logró hacer dinero en la época del estraperlo jugándose el físico en viajes a Tánger, entonces aún protectorado español, para realizar operaciones de contrabando de divisas que transportaba a Barcelona a través del Estrecho dentro de cajas de zapatos atadas con cordones, la gran burguesía catalana siempre lo tuvo por un parvenu con ínfulas mesiánicas.





Porque si la Lliga de Cambó fue en lo sustancial un cauce para la defensa de los intereses proteccionistas del empresariado catalán frente a las tentaciones librecambistas del poder central, Convergència respondía mucho más a las características de un movimiento transversal con acusados rasgos indigenistas. Al cabo, nunca fue la burguesía sino la clerecía quien en todo momento inspiró la acción política de CDC. Oficio que procede no confundir con el de esas monjas algo tronadas que tanto se prodigan en los platós de TV3. Funcionarios, periodistas, escritores, gestores culturales, normalizadores lingüísticos, académicos vernáculos, cazadores profesionales de subvenciones vinculadas a los innúmeros mercados cautivos que propician las barreras idiomáticas, buscadores crónicos de rentas institucionales, el tipo humano del que Puigdemont constituye el más preclaro paradigma, eso es la clerecía.
Poco o mucho, el resto de los catalanes tienen algo que perder en esa aventura temeraria del procés. Ellos, en cambio, sólo juegan a ganar. Si sale bien, coparán los puestos de la aristocracia funcionarial del nuevo Estado; si sale mal, continuarán cómodamente instalados en sus panaceas administrativas, siempre protegidos de los fríos vientos de la libre competencia. CDC, el pujolismo, fue eso. Y el PDeCAT, el pospujolismo, sigue siendo eso.





A sus ojos, el viaje a Ítaca en que los embarcó Mas estaba llamado a ser un crucero de placer con todos los gastos pagados. Así las cosas, un pequeño error de cálculo, el haber dado por descontado que España, al igual que antes Grecia y Portugal, sería intervenida por la Troika en el punto álgido de la crisis de la deuda, circunstancia que hubiese significado la suspensión de facto de su soberanía nacional, fue lo que los empujó a intentar el triple salto mortal con red. Después, en fin, ya era demasiado tarde para echarse atrás.
En las elecciones autonómicas de 2010, todavía en vísperas de la apertura oficial de la caja de Pandora soberanista, la coalición CiU logró en las urnas una cosecha de 62 diputados, sobre un total de 150. Hoy, siete años y miles de bravatas después, apenas disponen de 30 escaños propios en el Parlament. Y bajando. Avezados traficantes de ambigüedades, la gran especialidad de la casa, tampoco fueron capaces de intuir que, puestos en el brete de tener que decantarse entre papá y mamá, los consumidores de separatismo optarían por el original frente a su fotocopia. ERC los está fagocitando.

martes, 12 de septiembre de 2017

Los otros catalanes

Somos los otros catalanes: los que cuando vamos a manifestaciones nos comportamos como personas civilizados, somos tranquilos, tolerantes, trabajadores, pacíficos y amigos de nuestros amigos; queremos tener salud, amor y trabajo, como todo el mundo; creemos en la familia y en el esfuerzo personal y no en la donación y subvención para conseguir las cosas; amamos la paz y la libertad. Aborrecemos la corrupción, la violencia, el abuso de poder, la manipulación y la mentira.
Somos bilingües sin complejos; hacemos zapping sin problemas por todas las opciones y la película que vimos ayer ya no recordamos en qué idioma la oímos (catalán o español).
Nos gustan los deportes y animamos igualmente a Nadal, Ferrer, Lorenzo, Alonso, Marquez, al Barça, al Espanyo, al Girona y a la Selección, y nos da igual si el gol lo mete un catalán o un charnego cuando competimos por la copa de Europa o el Mundial. Y por respeto no pitamos el himno de España ni ningún otro.
Estamos hartos del procés y del politiqueo en general con tanta mentira. Votamos al menos malo o por descarte.
Aborrecemos a quienes fomentan las fobias entre territorios, sean del color que sean, de aquí o de cualquier otro sitio, para ganar cuatro votos, mantener la poltrona y seguir llevándose el caldo calentito a cuenta de todos.
No creemos que la independencia sea la solución a todos nuestros problemas: no somos tan ingenuos; consideramos que la política de confrontación y sus líderes son precisamente parte del problema.
¿Por qué está todo tan crispado? ¿No tendrían que trabajar todos para sacarnos de esta crisis, dejarse de historias y no confrontarnos unos con otros? Creo que muchos pensamos así, pero no se nos ve ni se nos oye: somos los Otros. Y aunque saben que estamos nos ignoran por no pensar como ellos.
Tras el próximo fracaso del 1 de octubre habrá nuevas elecciones autonómicas. Informad a todos los que formamos parte de los Otros, a vuestros conocidos, a los indecisos, a los que piensan que esto no va con ellos, que de nuestro voto en las citadas futuras elecciones autonómicas depende que Catalunya siga siendo feudo de unos cuantos que basan su discurso en el odio a los demás pueblos de España, adoctrinando en las escuelas a nuestros niños y difundiendo propaganda y mentiras en los canales autonómicos y en los otros medios comprados con subvenciones pagadas con nuestro dinero. Exijamos que los constitucionalistas lo sean por encima de los intereses de sus partidos.
Vamos a demostrar a quienes lideran el procés que en el mundo somos catalanes y españoles. Vamos a demostrarles que no nos hemos creído la vil mentira de que "Espanya ens roba" cuando los únicos que nos han estado robando son ellos: nuestros recursos, nuestro dinero, nuestro orgullo y nuestra dignidad, intentando vanamente hacernos sentir inferiores y de segunda. Vamos a decirle a ellos y al mundo que ya basta de muestras de odio, intransigencias y amenazas de sanciones para quien no colabora o piensa como ellos. Vamos a frenar esta aventura que solo nos ha traído y traerá más pobreza económica e intelectual y más crisis a pesar de que nos prometen el paraíso.
Porque amamos Catalunya, porque amamos España, porque queremos seguir siendo europeos, ¡vsca Catalunya! Viva España!

domingo, 10 de septiembre de 2017

Lo ocurrido en el Parlament de Catalunya es un Golpe de Estado realizado por el propio Estado

En primer lugar veamos que dice la wikipedia sobre Golpe de Estado:
Golpe de Estado

Un golpe de Estado (calco del francés coup d'État) es la toma del poder político, de un modo repentino y violento, generalmente por fuerzas militares o rebeldes, vulnerando la legitimidad institucional establecida en un Estado, es decir, las normas legales de sucesión en el poder vigente con anterioridad nacidas del sufragio universal (voto) y propias de un estado de derecho.

Veamos coincidencias y diferencias sobre lo ocurrido en el Parlament de Catalunya.
Es la toma del poder político. Completamente de acuerdo.
¿Repentino? No. Estaba totalmente anunciado y programado lo que iba a suceder.
¿Violento? No. El propio "Estado" no necesita el uso de la violencia para IMPONER "otras reglas de juego"
En la práctica, la Generalitat de Catalunya es el Estat Català y Catalunya es un país. Y esto es así desde hace muchos años.
¿Fuerzas militares? No. Hoy día las fuerzas militares de la Europea occidental son leales y disciplinarias con las Instituciones.
¿Rebeldes? Tampoco. Aunque la CUP esté formada por un colectivo rebelde, la parte de la CUP que ha realizado el Golpe de Estado es la que forma parte del propio Estado (el Estat Català), es decir, los diputados de la CUP, que, en teoría no deberían de ser considerados como "rebeldes", ya que son parte del Sistema.
Y el resto: "vulnerando la legitimidad institucional establecida en un Estado, es decir, las normas legales de sucesión en el poder vigente con anterioridad nacidas del sufragio universal (voto) y propias de un estado de derecho." Completamente de acuerdo.
¿Qué motivos ha llevado a convergentes, esquerra republicana i la cup a dar un Golpe de Estado?
Convergencia: Evitar que les pase como a Jordi Pujol, y para eso necesitan "BORRAR EL PASADO" y eso sólo lo pueden hacer nombrando ellos mismos TODOS los Jueces que les puedan enjuiciar. Se trata, por lo tanto, de conseguir una inmunidad hacia la Justicia sólo quebrado, hoy día, por el Tribunal Constitucional. Por eso tanto desprecio y odio hacia él, porque son los únicos que pueden poner en entredicho sus "delirios" de Poder.
Esquerra Republicana. Para volver a 1.939 y hacer una nueva "Historia" haciendo vencedor de la guerra civil al bando republicano y perdedor al nacional. Seguramente querrían restablecer los "campos de depuración" y represalias, pero a la inversa. Son vengativos. Tienen un odio acumulado tan grande que hasta son incapaces de disimular.
La CUP: Desean hacer un "país" como Cuba y Venezuela y sus líderes actúan con estrategias muy parecidas a la de los imanes islamistas: prometiéndoles un "Paraíso" (Itaca) para que se inmolen (ataquen a los mossos) por ellos.
Continuará

sábado, 9 de septiembre de 2017

La definición de "democracia" y de "enfermo mental" es política

Todo es según el color del cristal sobre el que se mira...
Yo soy ingeniero industrial y miro a través del cristal de la "Ciencia"... y opino con base matemática, lógica y con sentido común. Mi método es analizar escenarios y emitir una Teoría, de síntesis, que explique "qué ha pasado", y mis comentarios y opiniones son "teóricamente correctas", independientemente del entorno donde me encuentre y reconozco que mi comportamiento no es del todo "práctico". Si hubiese vivido en la alemania nazi, me hubiera detenido las SS o la Gestapo y me hubieran fusilado. En Rusia hubiese acabado en un gulag. Con Franco, en un campo de depuración, como mi abuelo. Y en Catalunya estuve a punto de acabar en una dependencia municipal de Sant Boi... Y me "sacó" (ya estaba dentro a través de una sentencia) una persona de Madrid. Me moví rápido, conseguí dinero de mis amigos de colegio (que eran conocedores de mi rebeldía ante las injusticias) y salí de Sant Boi milagrosamente tras una encerrona de más de 5 horas (registrada) de la Clínica de la Ciutat de la Justicia...
Fosas comunes, gulags, centros de depuración franquistas, manicomios de Sant Boi... es la evolución de "destinos" de personas que denuncian el Terrorismo y la Corrupción en "entornos" del 3% y donde Otegi es reconocido como el "Campeón de la Paz"... mi comportamiento en ese "entorno" es el de "un loco" (por la peligrosidad de contar la verdad donde no interesa que se sepa), lo reconozco, pero siempre tenía un último comodín, el de acudir a Madrid. Y lo hice. De no ser así, no me encontraría en mi casa... estaría desaparecido para siempre. El Sr. Toribio nunca hubiese existido.
Continuará...